niagara

CATARATAS DEL NIÁGARA

Las Cataratas del Niágara pueden visitarse todo el año. En invierno son especialmente fotogénicas si logras aguantar el frío. La desventaja de esta temporada es que las actividades en las cascadas se suspenden, aunque los hoteles ofrecen muy buenos descuentos.

Primavera y otoño son para muchos la mejor época para visitar las cataratas, el clima es más placentero y no hay tanta gente. El verano es la época más concurrida, aunque hace mucho calor y obviamente muchísima gente, todas las atracciones están abiertas y es la mejor época para las actividades al aire libre en los alrededores. Sin embargo las multitudes pueden agobiar y el calor también.

Niágara es uno de esos destinos que amas u odias. Las opciones de comida están gobernadas principalmente por franquicias de todo tipo: Hard Rock Café, Rainforest Café, Ihop y todo lo que hay en todos sitios. Sin embargo, son muy convenientes si se viaja en familia. Si no son muy exigentes con la comida, vayan a una de las cadenas que ya conocen y les gustan, más vale malo por conocido que bueno por conocer. Además resulta una gran oportunidad encontrar empleos en turismo en este paradisiaco lugar.

Si buscan algo más único tendrán que alejarse de esa zona o de plano ir a Niagara on The Lake, que dicho sea de paso, merece una visita. Es un pueblito encantador con arquitectura del siglo XIX perfectamente bien conservada con hoteles históricos y restaurantes con excelente comida, además de muy buen vino. Especialmente el Ice Wine.